mampara movilidad reducida
[Total:0    Promedio:0/5]

¿Qué le debes pedir a una mampara de ducha y baño?

Que sea fácil de abrir, que no robe mucho espacio y que dure el máximo tiempo posible en perfecto estado. ¡Te ayudamos a elegirla y acertar!

1. ¿Quién va a usarla? Elígela a su medida

“No es lo mismo si la van a usar también niños o necesitas una mampara de baño para personas con problemas de movilidad reducida, que necesitan más resistencia, seguridad y puntos de apoyo”.

2. El espacio
 y el plato de ducha son claves

El espacio libre alrededor de la ducha y el tipo de plato –cuadrado, rectangular, curvo…– condicionarán la elección de un diseño u otro. En cualquier caso, presta especial atención a la altura de la mampara: a mayor altura, menor es la posibilidad de que el agua pueda salpicar por la parte superior de la ducha. Cuando disponemos de poco espacio y queremos cuidar el diseño de nuestro baño una mampara enrollable permite disponer del baño en toda su amplitud, sin barreras, disfrutando de todo su espacio.

3. Mamparas correderas y abatibles de cristal, para pocos m2

El 90% de las mamparas se instalan con este sistema, ya que al deslizarse sobre unas guías no necesitan ángulo de apertura y no restan espacio al baño. Además, son las mamparas más estancas y las más recomendables para columnas de hidromasaje. Por contra, los perfiles metálicos hacen que su estética no sea tan transparente, aunque en los últimos años se ha mejorado mucho este punto, fabricándose con perfilería de aluminio minimalista y ausencia de perfilería inferior.

4. Puertas batientes,
 el acceso más cómodo

Se abren hacia adentro, hacia afuera o en algunos casos en ambos sentidos. Su principal ventaja es que dejan un hueco amplio de entrada al plato, mucho mayor que las correderas. Asimismo, la zona del baño alrededor debe permitir una movilidad cómoda y ágil, así como garantizar que la luminosidad.

5. Acierta con la perfilería de la mampara

Por su resistencia y su adaptabilidad, el aluminio es hoy el material más usado en los perfiles de mampara, desbancando al acero inoxidable –muy minoritario– y al PVC. “También es importante que, en el caso de tener rodamientos, estén tratados para resistir humedades, igual que los elementos cromados”.

6. Sin marco, para mayor amplitud

Si lo que buscas es ganar sensación de espacio en la zona de ducha y en todo el baño, apuesta por un diseño sin perfilería. “Además de conseguir un estilo más actual y ligero, al ser totalmente transparente, da mayor sensación de amplitud al baño y también facilita el mantenimiento de la mampara”.

Vídeo: Mamparas de cristal para movilidad reducida y sin marcos.

7. En baños mini, mejor una mampara fija y sin puerta

Visualmente, son la mejor opción porque no ocupan espacio ni tapan la luz. “Pero debes poder acceder de manera cómoda al plato y asegurarte de que evitan las salpicaduras de agua”. ¿Cómo saber el ancho justo? Haz la prueba: dúchate y comprueba hasta dónde se moja el suelo.

8. Acrílico 
o cristal, ¿qué escoger?

Estos son los pros y los contras de cada material:

Acrílico. Hace un tiempo era la opción más económica, pero hoy hay mamparas de cristal de 4 mm que mejoran su calidad, estética y equiparan el precio.

Cristal. Es el material estrella para la mampara. Fíjate en el grosor del cristal: suele variar entre los 4 y los 8 mm y el de 6 mm es el más habitual. A mayor grosor mayor estabilidad y más precio.
 Templado o de seguridad. El proceso de templado da mayor resistencia al cristal y, en caso de romperse, lo haría en pequeños fragmentos –como máximo de 4 o 5 mm –sin partes cortantes. Ideal cuando hay niños en casa.

Acabados. 
Aunque el más habitual es el transparente, los hay serigrafiados o ahumados, para preservar la intimidad sin quitar luz.

9. Con tratamiento antical, más fácil de mantener

El tratamiento antical repele el agua, evita la incrustación de la cal y facilita la limpieza de la mampara. Una  una mampara con tratamiento antical hay que tener en cuenta que “no se pueden usar productos de limpieza agresivos –eliminan su efectividad– y que no dura eternamente. Como orientación, en una casa con una sola ducha compartida por dos personas y con un uso diario puede durar 5 o 6 años”.

También existen las mamparas enrrollables que no necesitan limpiezas cada vez que la use. Estará escondida enrollada en su cajetín a la espera de serle útil..! Para que sirve? La mampara permite que no salga el agua fuera cuando nos estamos duchando o bañando, pero además esta mampara es ideal por muchas más cosas!  -Ideal para pequeños espacios reducidos en nuestro cuarto de baño, ya que no ocupa espacio y queda totalmente recogida. -Ideal porqué no se tiene que limpiar. La mampara tiene una goma en la parte del cajón que cuando se recoge escurre el agua dejando nuestra mampara limpia. -Deja espacio para entrar libremente en su bañera/ducha.

 

10. Formas rectas o curvas, ¿cuál es la mejor opción?

Ni mejor, ni peor. Depende de tu gusto y, por supuesto, del plato de ducha que tengas. Lo que sí es cierto es que las mamparas de formas rectas –cuadradas o rectangulares– se ven más actuales. En cambio, las de formas curvas aprovechan mejor el espacio porque al no tener ángulos, ocupan algo menos. Las más nuevas, como las de Systempool, son de cristal securizado y su cierre magnético les da una total estanqueidad.